Al Grano
 
NL
Nº 1402 - 7/3/2011
Entrevista en la última página del semanario con directivos de empresas, sectores económicos o Administración Pública.

Alfredo Bonet, secretario de Estado de Comercio Exterior

“El sector exterior aportará nueve décimas al PIB de 2011”

“El sector exterior es uno de los motores de la recuperación”, explica Alfredo Bonet a El Nuevo Lunes para señalar que la UE “sigue siendo nuestro mercado natural y al que destinamos dos tercios de nuestros productos”. No obstante, uno de los principales objetivos es diversificar las exportaciones “para que España tenga mayor presencia en los países emergentes”. El secretario de Estado de Comercio Exterior, señala que, en momentos de ajuste, el desafío es hacer lo mismo pero con menos recursos: “No podemos desatender a las empresas cuando solicitan apoyo”. Respecto a la creación de Consejo Empresarial para la Competencia, Bonet considera que es loable, “ya que todo lo que sea arrimar el hombro para mejorar la imagen de España, es positivo”.

—¿En qué medida está siendo el sector exterior fundamental para salir de la crisis?

—Desde hace tres años está aportando crecimiento a la economía española. Así como hasta 2008 el sector exterior tenía un impacto negativo sobre el PIB porque las importaciones crecían bastante más que las exportaciones, cuando empiezan a sentirse los primeros síntomas de la crisis su contribución es positiva. En concreto lo ha hecho en más de dos puntos en 2009 y en un punto en 2010. Nuestras expectativas para 2011 son que aporte nueve décimas de crecimiento. Por lo tanto, está siendo uno de los motores de la recuperación. No debemos olvidar que nuestra economía está ya tan integrada en el mercado global que hemos podido apreciar en los dos últimos años su respuesta inmediata a lo que ocurre en el exterior. Es decir que cuando empieza a tirar la demanda en algunos países como ocurre con los emergentes, especialmente, y cuando ha empezado a crecer Alemania, nuestras ventas al exterior también lo han hecho. Vemos como nuestras exportaciones tienen esa respuesta rápida ante

Al timón

Alfredo Bonet es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales. Ingresó en el Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado en 1984. Su  dilatada carrera administrativa  comienza en el área de Comercio Exterior del Ministerio de Economía. Desde 1987 a a 1991, fue consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en Miami. Posteriormente hasta1993, subdirector general de Política Comercial de la UE y Relaciones con el GATT en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en Milán  hasta 1997. Entre 2001 fue nombrado director general de Promoción del Instituto Español de Comercio Exterior, ICEX, para pasar a ocupar después la secretaría general de Comercio Exterior.  Desde julio de 2010,  es secretario de Estado de Comercio Exterior.

la demanda en las zonas donde se produce.

—¿Está España tan presente como debiera en esos países emergentes?

—Todavía no lo está como debiera. Ahora enviamos casi dos tercios de nuestras exportaciones a la UE y el resto fuera. Este es uno de los objetivos que nos marcamos hace tres años, es decir, alcanzar ese 66% y el 33%, y estamos a unas décimas de lograrlo. Se trata de un proceso natural si tenemos en cuenta la evolución económica de cada zona. La mayor estabilidad de nuestro sector exterior está vinculada a una mayor diversificación geográfica de nuestras exportaciones, y aunque Europa sea nuestro mercado natural y el campo de entrenamiento de nuestras empresas, debemos de empezar a considerarlo como el mercado doméstico. A través del Plan Integral de Desarrollo de Mercados, hemos identificado zonas en las que pensamos que va a crecer la economía de manera importante, por lo que va a aumentar su demanda; es allí donde debemos estar presentes. La secretaría de Estado ha puesto al servicio de nuestras compañías todos los instrumentos para que puedan abordar esos mercados.

—La situación de conflicto en determinados países como Libia, Egipto o Túnez, ¿en qué medida afecta a estos proyectos?

—Uno de los países donde tenemos mayor presencia y potencial es Egipto. Allí la situación se ha resuelto afortunadamente pronto y de manera pacífica, por lo que la perspectiva es que los planes sigan en marcha y que las empresas continúen trabajando. Hay un buen número de proyectos relacionados con nuestros sectores estratégicos que, en mi opinión, continuarán en marcha independientemente del Gobierno que salga de las urnas. En el caso de Túnez o Libia, habrá que ver cómo se resuelve la situación.

—¿Cómo se conjuga la petición por parte de las empresas de apoyo a la exportación en pleno recorte de presupuesto?

—Estamos en un proceso de austeridad presupuestaria indispensable para poder alcanzar el objetivo del 3% de déficit del PIB en 2013, lo que nos obliga a seguir un duro camino que a todos nos afecta. Lógicamente, poder contar con más recursos es algo que a todos nos gustaría, y más en estos momentos cuando la internacionalización es uno de los motores de la recuperación. No podemos desatender el interés de las empresas cuando nos solicitan apoyo. Puede servirnos de cierto consuelo que el recorte que hemos sufrido, especialmente en el ICEX, ha sido de un 8,8%, cuando el promedio en los ministerios ha sido del 16%. Nos sentimos, pues, relativamente bien tratados, y somos conscientes de que hay que trabajar de la manera más eficiente. El desafío es hacer, por tanto, lo mismo pero con menos.

—¿Considera que la iniciativa para crear el Consejo Empresarial para la Competencia es fruto de la insatisfacción ante la labor del Gobierno?

—Yo creo que no, porque la marca España no es solo cosa del Gobierno, sino de todos. Nadie puede arrogarse el papel de crear, generar o mejorar por sí solo la imagen de España. Se trata de una iniciativa del sector privado que me parece muy loable y que puede aportar valor, ya que todo lo que sea arrimar el hombro para mejorar la percepción de nuestro país en el exterior, es positivo. Nosotros llevamos ya trabajando sobre estos temas desde hace muchos años con las organizaciones empresariales y con una serie de instituciones.

—Muchas pymes so un ejemplo de internacionalización pero siguen  sin financiación. ¿Por qué?

—La situación ahora es mejor con respecto al año anterior. Desde nuestra competencia se han aplicado una serie de medidas relacionadas con la financiación, hemos retocado alguna de las normas de crédito a la exportación, estamos estudiando con las comunidades autónomas una nueva línea de apoyo a la internacionalización y hemos puesto en marcha el FIEM,-Fondo de Internacionalización de la Empresa. Es decir, por parte de la Administración se han activado una serie de medidas destinadas a mejorar la financiación de las operaciones internacionales. Es muy importante saber que el 90% del comercio mundial se financia, no se paga al contado, y, por tanto, es preciso que se den facilidades en este sentido para su desarrollo, si bien la mayoría del comercio internacional lo financian las entidades privadas y no las públicas. Por tanto, y una vez que se está acometiendo la reforma del sistema financiero y está mejorando su funcionamiento no sólo en España sino en Europa, la cosas van a ir mejorando.

—Las Cámaras de Comercio hacen una buena labor de asesoramiento en este sentido. ¿Cómo puede afectar el dejar de recibir las cuotas?

—Tienen un importante desafío por delante, durante los dos años en que van a seguir cobrando las cuotas en 2011 y 2012 correspondientes a los años 2009 y 2010. El cambio de filosofía va a obligar a las Cámaras a reinventarse para adaptarse a la nueva realidad. Tendrán que ofrecer más servicios retribuidos a las empresas y van a tener que colaborar más con las distintas administraciones. El Consejo Superior de Cámaras está preparando una serie de propuestas para reorientar su actividad. En estos momentos, en la secretaría de Estado tenemos, a través del ICEX, una serie de programas conjuntos en marcha y cofinanciados con las Cámaras, por lo que también estamos reflexionando sobre cómo continuar nuestra colaboración en el nuevo escenario. Está claro que la eliminación de las cuotas obligatorias de las que las Cámaras, por ley, destinaban a la internacionalización dos terceras partes de lo recaudado, se va a notar y el total de los recursos se va a recortar sensiblemente.

—¿Qué objetivos se ha marcado la secretaría de Estado de Comerció Exterior para 2011?

—Objetivoscuantitativos no nos hemos marcado, es difícil hacerlo en temas de comercio. Pero si hay un objetivo general: seguir difundiendo que el sector exterior es una de las claves para la recuperación económica. En estos dos años, un buen número de compañías se han acercado a nosotros por primera vez, lógicamente como consecuencia de la caída de la demanda interna, para buscar salida a sus productos. Nuestro interés es que se consoliden como exportadoras y no lo sean sólo en determinadas circunstancias. Y creo que va a ser así porque esta crisis no ha supuesto únicamente un cambio coyuntural sino estructural, que ha llevado a las empresas a considerar la salida al exterior como una apuesta estratégica y una necesidad. Hay que ser internacional para ser competitivo y viceversa. Este sería un primer y gran objetivo.

También tenemos que seguir avanzando en promover la diversidad geográfica de nuestras exportaciones. Tenemos que cuidar al mercado europeo, por supuesto, pero seguir orientando y apoyando a las empresas desde el sector público para que lleguen hasta los países emergentes. Debemos potenciar a aquellos sectores con más valor añadido, ya que es en ellos donde estamos viendo importantes experiencias de éxito.

A lo largo de estos últimos años han surgido, en determinados sectores como infraestructuras, energías renovables o telecomunicaciones, compañías que son punteras en el mundo. Estos sectores son prioritarios para cualquier plan de desarrollo futuro, y tenemos un catálogo de bienes y servicios exportables que coincide en gran medida con los proyectos de los grandes países. Esto representa una gran oportunidad que no debemos ni podemos desaprovechar.

A.S.A

Esta semana
lista de Al Grano