EMPRESAS  
Nº 1401 - 28 de febrero de 2011


Los fondos árabes están en Cepsa, Enagás, CLH y clubes de fútbol y van a por las Cajas y el ladrillo


Los petrodólares reconquistan España

Hace años que llegaron a España pero, como se dice vulgarmente, 'a la chita callando'. Ahora, los efectos de una crisis que a ellos les ha pillado con los bolsillos llenos por la subida del petróleo, podría hacer que las empresas públicas árabes y los fondos soberanos sean mucho más visibles. Además de la compra de Cepsa por parte de IPIC, en las últimas semanas se han interesado y mucho por el capital de las Cajas y por las posibles desinversiones industriales que se deriven de la reorganización del sector financiero. Un sector en el que ya dieron un pasito, al comprar un 5% de Santander Brasil el pasado mes de octubre, además de convertirse en los principales compradores de bonos de La Caixa. Entre los analistas, división de opiniones: los hay que creen que se exagera el interés de los petrodólares por España y los hay que opinan que tienen más de lo que se conoce.

Nuria Díaz A

Hace sólo unos días International Petroleum Investment Company (IPIC) llegaba a un acuerdo para la compra del 48,8% de la francesa Total en Cepsa y el lanzamiento de una OPA que permitirá absorber el resto del capital hasta el 100%, una operación valorada en total en unos 3.900 millones de euros. IPIC ya tenía un 47% de la compañía. Esta es una relación que viene de antiguo. IPIC, una sociedad participada al 100% por el Gobierno del Emirato de Abu Dhabi, entró a formar parte del accionariado de Cepsa en 1988, hace 23 años, cuando adquirió el 10% del capital social. En septiembre de 2009 IPIC adquirió las participaciones del Banco Santander y de Unión Fenosa, (32,53% y 5% respectivamente), pasando a tener una participación final del 47,06%. Su objetivo es invertir globalmente en el sector energético por lo que no faltan expertos que creen que tras Cepsa ya le ha echado el ojo a otra compañía de la Península Ibérica: la portuguesa Galp. Concretamente, podría estar muy interesado en el 33,34% de la italiana ENI en Galp.

Tan sólo unos meses antes de la 'operación Cepsa', otro fondo soberano árabe, Qatar Holding, adquiría el 5% del Banco Santander Brasil por algo más de 1.950 millones de euros, una operación que reforzaba la presencia árabe en Santander Brasil, ya que el fondo Aabar, propiedad de IPIC, había comprado cerca de un 1% del banco latinoamericano cuando la matriz española colocó el 20% del capital de su subsidiaria en la Bolsa de Sao Paulo, en octubre de 2009. La mayor entidad financiera española, según algunas fuentes, podría estar pensando en abrir oficina en los Emiratos Árabes Unidos en breve para captar el dinero de los fondos soberanos. Algo que los analistas señalan como 'lógico' dado que tanto Qatar, como Dubai, Abu Dabi y Kuwait, han estado muy activos en las transacciones de recapitalización de la banca europea.

 Más recientemente, los fondos de estos países también han jugado un papel relevante en las emisiones de entidades financieras españolas. El pasado año ayudaron a La Caixa a colocar bonos senior con vencimiento a tres años por importe de 1.000 millones de euros. La colocación fue suscrita en gran parte por Abu Dabi, a través de su vehículo de inversión Abu Dhabi Investment Authority, y el Banco Nacional de Kuwait.

Y es que éste es, ahora mismo, el sector en el que los expertos aseguran que tienen puesto el punto de mira de su afán inversor: las cajas españolas, en plena reestructuración del sector, y sus activos inmobiliarios. En las últimas semanas ha habido reuniones de analistas españoles con inversores de Dubai, Abu Dhabi o Kuwait para explicar la situación de bancos y cajas de ahorros en pleno proceso de reestructuración y recapitalización. No es fácil, todo hay que decirlo, pero sus petrodólares son los más buscados y ellos se dejan querer.

Sombra alargada

Cepsa, Santander y la Caja que 'caiga, se unirían a un nutrido grupo de participaciones que ya poseen los fondos árabes en nuestro país y que han pasado bastante desapercibidas para el gran público. Destaca la compañía Oman Oil, del sultanato de Omán, con importantes participaciones en las infraestructuras energéticas de nuestro país. Así, posee el 5% de Enagás, el gestor técnico del sistema gasista y transportista único de la red troncal de gas natural. Oman Oil también está presente en otra regasificadora, la de Sagunto, donde tiene el 7,5% de su capital y posee el 10% de CLH, la propietaria y gestora de la red de oleoductos de nuestro país.

En el ámbito deportivo, fue sonada la compra del club de fútbol del Málaga por el jeque catarí Abdullah Al-Tani, en el que prevé invertir más de 300 millones de euros. Además, a partir del mes de julio, el Barcelona llevará, por primera vez en su historia, publicidad de pago en su camiseta. Qatar Foundation pagará 150 millones al club culé para que exhiba  su logotipo durante los próximos 5 años.Y, por si fuera poco, la prensa aragonesa publica estos días que un fondo soberano de inversión propiedad del acaudalado emirato de Dubai se ha mostrado interesado en convertirse en el propietario del Real Zaragoza.

Por regiones también hay interés. Murcia, por ejemplo, será en el primer semestre de 2011 la sede europea del Arab-Spanish Investment Forum, que busca proyectos fiables para invertir capitales. Los árabes estarían interesados, por ejemplo,  en invertir el parque temático de Paramount, que se construirá en el municipio de Alhama de Murcia tras el beneplácito de la multinacional norteamericana para hacer uso de su nombre.

Murcia es una vieja conocida de los fondos áreabes porque SABIC Innovative Plastics, propiedad en un 70%del gobierno de Arabia Saudí,  inauguraba una planta de resina de polieterimida (PEI) Ultem en la que ha invertido 300 millones de euros el pasado mes de septiembre. Ya hizo otra inversión en 2007, que fue la mayor inversión industrial  en España y que disparó la cifra de Inversión Extranjera Directa (IED) en nuestro país.

Además, este capital se ha hecho con algunas concesiones, como la  que DP World (filial del fondo de inversiones de Dubai) tiene del Puerto de Tarragona. DP World también posee otro negocio en España que es la empresa P&O, que cubre el servicio de ferries entre Bilbao y Portsmouth (Inglaterra).

Como señalan los expertos es difícil en estas economías distinguir entre el papel de los Gobiernos, de sus fondos soberanos o de sus empresas públicas. Es el caso, por ejemplo, de la compañía nacional de la energía de Argelia, Sonatrach, por cierto, en pleno litigio con la española Gas Natural Fenosa.

El gigante Sonatrach

Sonatrach juega un papel determinante en el mercado del gas en España, debido principalmente a su paquete del 36% en Medgaz, la operadora del gasoducto entre España y Argelia, que está a punto de empezar a funcionar. Además, el grupo público argelino está presente en el mercado, a través de una comercializadora de gas, que pretende hacerse con el 3% del mercado, y que además cuenta con participaciones en otras dos empresas, Reganosa (10%), que tiene una planta regasificadora de gas y Basf Sonatrach Propanchem, con el 48%, una joint venture con la alemana Basf que produce polipropileno.

“Hay más, seguro”-señala una fuente. Pero lo cierto es que en muchas ocasiones sus inversiones, por ser en sociedades no cotizadas no trascienden. Algunos analistas creen que tienen más capital en España del que creemos. Otros, sin embargo, creen que su ‘reconquista’ no lo es tanto y que en muchas ocasiones ‘calientan’ el mercado para finalmente decantarse por inversiones en países vecinos como Francia, Italia.

Plantones y rumores que se lleva el viento

Durante 2009, según un informe de AFI, el principal inversor en nuestro país fue Emiratos Árabes Unidos, con 3.331 millones de euros (28,3% del total de la inversión recibida). Una cantidad nada despreciable que da idea del interés que despierta España.

Pero también es cierto que no son pocos, los ‘plantones’ y rumores que no han llegado a confirmarse. En abril de 2009, SOS se veía obligada a reconocer que negociaba la netrada de un fondo árabe en su accionariado, unas negociaciones enmarcadas en su interés por entrar en Oriente Medio con proyectos vinculados al aceite y el arroz. No entró. 

A finales de 2008, tambén se barajó la posibilidad de que algún fondo soberano se hciera con la participación del 20% de Repsol, que Sacyr lleva tiempo intentando vender. También mostraron interés por Colonial y Martinsa. En el caso de Colonial estuvieron a punto de cerrar un acuerdo, con Investment Corporation of Dubai (ICD). Las conversaciones finalmente se rompieron.

Esta semana