ECONOMÍA  
Nº 1379 - 13 de septiembre de 2010


Zapatero pone los deberes al sucesor de Corbacho

Gobernar la lacra del paro, engrasar el antiguo INEM, reconquistar a los sindicatos, acelerar ‘el pensionazo’ y la negociación colectiva

El presidente del Gobierno busca un gestor para sustituir a un ya amortizado Celestino Corbacho. Y el que llegue a Trabajo e Inmigración tiene que poner todo su empeño en resucitar la interlocución con los sindicatos. Sea cual sea el resultado de la huelga general, Zapatero quiere contar con su  apoyo para reformar los servicios públicos de empleo cuya reordenación se tratará en Consejo de Ministros. Importante definir los cambios en la negociación colectiva, que ya debían de haberse realizado y encaminar los del sistema de pensiones a la espera del dictamen del Pacto de Toledo.

A su sucesor, le desea "toda la suerte del mundo", aunque sigue insistiendo en que el "futuro será mejor que el pasado". Palabras de Celestino Corbacho, todavía la frente de Trabajo e Inmigración, al que ha tocado lidiar con los años más difíciles desde el punto de vista económico de las últimas décadas. Ha sido una tarea muy compleja para un ministerio que se ha convertido en epicentro del terremoto de la crisis.

Mejor o peor, lo que sin duda se va a encontrar encima de la mesa el que se ponga al frente esta cartera es una ardua y dura tarea con diferentes frentes abiertos.

Dicen las fuentes consultadas que el presidente Zapatero busca un gestor para sustituir a un Corbacho ya amortizado. Quiere optar por un técnico que puede gobernar la deriva del paro, engrasar las políticas activas de empleo, dar un impulso a la reforma de las pensiones y también un empujón a la negociación colectiva además de reconstruir los cauces de comunicación con los sindicatos. "Claramente hay carteras, como Economía, Trabajo e Industria, para los que es difícil pasar por alto la cualificación profesional y la experiencia en ese terreno", señalan desde partido socialista. " Es más fundamental que los que están al frente dominen su negociado".

Sin embargo para los sindicatos, el perfil del ministro no es el problema sino la política del conjunto del Gobierno y en particular, la política laboral. "Quién esté al frente del Ministerio tiene que rectificarlas sustancialmente y recuperar la senda del diálogo social desde los parámetros pactados en la agenda de 2008".

Interlocutores de primer orden

Rodríguez Zapatero va a poner todo su empeño en resucitar esta "vía preferente porque para nosotros son y seguirán siendo interlocutores de primer orden además de ser agentes básicos y fundamentales de nuestra economía".

Y quien venga irá de la mano del presidente, sea cual sea el resultado de la huelga general, para ofrecerles retomar el diálogo en las reformas que aún quedan pendientes y que está decidido a realizar como el sistema público de empleo, que debería a juicio de Zapatero, revolucionar las políticas activas, "porque con el dinero que se emplea en ellas se deberían lograr mejores resultados y más eficientes". Señalan desde el Ministerio que se abordará en un próximo Consejo de Ministros, a lo largo del mes de septiembre. Será un decreto que busque su reordenación para que, pese a las transferencias que hubo a las CCAA, hay todavía vigentes algunas leyes que, incluso, datan de la época franquista. "Básicamente es una reordenación de los textos y puesta al día para evitar inseguridades jurídicas y aclarar conceptos". Añade un experto en asuntos laborales que estas políticas tendrían que impulsar la contratación que es ahora lo más importante. "Unos servicios más dinámicos podrían favorecerlas. El papel de las agencias privadas de colocación debería ser mucho más importante aunque la apuesta por liberalizar este mercado no se produce en el mejor momento". Al recién llegado al departamento de Trabajo e Inmigración "no le debería temblar la mano", dicen las fuentes consultadas, a la hora de revisión de las prestaciones por desempleo. El Ejecutivo podría incluir en la reforma de las políticas de empleo un endurecimiento del acceso a los subsidios, como ya ha ocurrido en algunos países europeos. Algunos como Portugal ya han implantado medidas similares para incentivar la búsqueda de un puesto de trabajo".

De urgencia similar es la reforma de la negociación colectiva. Explican desde el todavía departamento de Corbacho que hace meses que tendría que haberse realizado. "El Ministerio siempre ha estado pendiente de ver cómo avanzan las negociaciones entre empresarios y trabajadores para comprobar si finalmente llegan a un acuerdo". Ante la posibilidad de que se legisle en este sentido, igual que se ha hecho con la reforma laboral señalan estas fuentes que "Celestino Corbacho ha sido prudente en este asunto consciente de que se tienen que entender ambos interlocutores, aunque dentro de unas semanas habrá otro ministro que tendrá su criterio". En este sentido apuntan los expertos que la posibilidad de legislar por parte del Gobierno, si no llegan a un acuerdo, es sensata. "Cuando los agentes sociales dicen que este es un asunto sobre el que no se puede legislar estamos ante una falacia porque su verdadera competencia es negociar. La regulación de la negociación colectiva está en el Estatuto de los Trabajadores, que es una norma. Esto significa que se puede cambiar vía proyecto de ley. Puede haber una iniciativa en este sentido que yo no descarto puesto que ya ha ocurrido con la reforma laboral". Añaden además, que después de la huelga general, la situación va a cambiar. "Los sindicatos van a quedar muy debilitados en un momento en que la patronal está totalmente desprestigiada".

Acelerar los cambios en las pensiones. "Dar un empujón para que esté lista la reforma a primeros de 2011", explican desde el Congreso de los Diputados. A esto sumen desde Trabajo que: "estamos pendientes de la Comisión del Pacto de Toledo" que ha recibido todos los informes y ha oído a todos los expertos que convocó y, por lo tanto, ahora lo que tiene que hacer es emitir su dictamen previsto entre la segunda quincena de septiembre o la primera de octubre para ir cumpliendo el plazo que se ha marcado el Gobierno. A partir de entonces se empezará a negociar ya oficialmente. Pero, lo que está claro, es por mucha prisa que se den, el ministro que liderará esta reforma no será Corbacho".

Liderar la reforma de las pensiones

Hablamos de unos cambios que contempla ampliar de 65 a 67 años la edad de jubilación e incrementar el periodo de cálculo de 15 a 20 y un nuevo frente de batalla abierto con los sindicatos que han hecho también de estas propuestas bandera para calentar la antesala de la huelga. "Las pensiones son tema permanente. La Seguridad Social tiene sus estudios hechos, tal y como ha dicho el secretario de Estado. Es una cuestión más pacífica, a pesar de lo que han dicho los sindicatos, porque las cuentas son las que son y las previsiones son las que son. En este tipo de cuestiones, los representantes de los trabajadores, hace prevalecer su condición militante", señala otra de las fuentes consultadas para la que otro de los asuntos que deberá abordar el nuevo titular de Trabajo e Inmigración, "el más trascendente", es controlar la escalada sin límites del desempleo. "Tiene que valorar y analizar que está pasando con la reforma laboral. Se ha hecho una apuesta fuerte pese a todo, en los meses que lleva de vigencia el decreto ley, los objetivos no se consiguen y además, la situación ha empeorado porque se ha batido el record de contratación temporal. Por lo tanto no se ha incentivado para nada la contratación indefinida como es su objetivo". Añade otro de los expertos que el perfil del  sucesor de Corbacho es el de ser capaz de limitar los daños que se han producido. "La dinámica de la contratación tiene un mensaje claro: los empresarios no se han creído la reforma laboral que acaba de salir del Congreso".

El Congreso se despide del ministro

Celestino Corbacho volverá a pisar la cámara baja antes de su marcha a Cataluña, pero los diputados sabían que, en situación de interinidad, era el protagonista induscutible de la sesión celebrada el pasado 9 de septiembre. En ella se aprobaba la reforma laboral y la prórroga en la prestación de 426 euros, y los parlamentarios aprovecharon para despedirse de un ministro que seguro ya piensa en catalán.El primero,  el PNV. "No se si es el momento procesal oportuno para una despedida afectuosa”, decía Emilio Olabarría. Carles Campuzano, de CIU: "Para mí ha sido un placer confrontarme con usted” mientras que el PP era bastante menos afectuoso. Carmen Álvarez- Arenas: "sinceramente usted se despide con un triste balance al frente del ministerio”.

Ana Sánchez Arjona

En el punto de mira del próximo trimestre

* Politicas activas de empleo. La reforma del sistema público de empleo se  abordará este mes de septiembre en Consejo de Ministros. Supondrá, entre otras cosas, una una reordenación de los textos para evitar inseguridades jurídicas.

*Reforma de la negociacion colectiva. Una reforma que depende de la interlocución entre empresarios y sindicatos, que está en punto muerto y que Trabajo quiere impulsar en los próximos tres meses. Los expertos no descartan la posibilidad de que el Gobierno legisle, tal y como se ha hecho con la reforma laboral.

*Sistema de pensiones. Pendientes del dictamen que debe emitir la Comisión del Pacto de Toledo que se hará público la segunda quincena de septiembre o la primera de octubre. La reforma contempla ampliar de 65 a 67 años la edad de jubilación y el periodo de cálculo de 15 a 20 años. El Gobierno quiere que esté lista en enero del año que viene.

Esta semana